Por El Amor A La Cebolla

Por El Amor A La Cebolla
El Arte de Cocinar es parte del Arte de Vivir. La comida es la representación fisica de la vida, la energía y satisfacción no importa si cocinamos para nosostros, nuestra familia o amigos. El acto de comer se interpreta con la creación de ese espacio de tiempo que nos tomamos todos cuando nos enfocamos en alimentar nuestro cuerpo, para seguir con nuestro dia. La mano que cocina es responsable por esa experiencia y el amor debe ser el ingrediente mas grande de todos.

 

Cuando a veces perdemos el amor por el Arte de vivir, tambien perdemos el amor por alimentarnos. Es natural que el proceso de divorcio tenga injerencia sobre el deseo de comer, ya que el sentimiento de fracaso vence por completo la voluntad de seguir adelante. Está siempre en tus manos recobrar la fuerza, tomar control. Son los pequeños pasos y las minúsculas victorias que lo edifican.

 

Hacer una receta es una victoria, emparejarla con un vino magnifico es una mas grande, y compartirla contigo mismo es ya catártico. Significa que te tomaste el tiempo de ir al mercado, seleccionar los mejores ingredientes, sintiéndolos, oliéndolos y apreciando sus colores y texturas.

 

Estas ahí alentando subconscientemente tu selectividad y solucionando un problema: alimentarte. Te encuentras produciendo tus propios sabores para disfrutar con placer algo que escogiste. Enfocando así toda tu atención en desempacar los ingredientes, lavarlos y organizarlos para seguir con tu plan, con esa receta que sera inevitablemente tu victoria.

 

El Arte de Vivir y el Arte de Cocinar se convergen suavemente en las cebollas que adoramos. Los dos requieren de lagrimas, y porque no dejar que corran mientras creas tu victoria con sabrosura? Conquista las cebollas, llega a conocerlas mientras oyes la piel que les quitas y aprovéchate del el químico irritante conocido como syn-propanethial-S-oxide para dejar correr las lagrimas.

 

Tomate el tiempo de conocer las cebollas, quierelas, pícalas, cocinalas y mas que todo crea el espacio para esos momentos donde te afinas. Entiende tu proceso también, quítale las capas, organiza tus pensamientos y celebra tus lagrimas de cebollas mientras disfrutas de ese plato que has creado y diseñado para ti mismo.

 

Continue reading